CAI - Calidad del Ambiente Interior

La CAI se define como las condiciones ambientales de los espacios interiores, adecuadas al usuario y a la actividad, definidas por los niveles de contaminación química, biológica y factores físicos.

Juega un papel importante en ciertas afecciones que sufren los habitantes de edificios con un CAI deficiente. En la actualidad los habitantes de las ciudades pasan entre el 60 y el 80% de su tiempo en espacios cerrados, para conseguir un grado de confort para sus ocupantes se están diseñando edificios cada vez más herméticos en los que la renovación del aire interior se efectúa mediante sistemas de ventilación mecánica.

Este hecho, a partir de los años 70 con la crisis energética, provocó la instauración de medidas para el ahorro energético, la mayoría limitando el caudal de aire de renovación. Los factores implicados en el CAI pueden ser de origen químico, biológico o físico; Agentes químicos; la procedencia más habitual de estos contaminantes son productos derivados de la combustión (CO2), los materiales de construcción y decoración (COVs) y los productos utilizados en actividades cotidianas como la limpieza. Agentes biológicos; transmitidos a través de los bioaerosoles, que comprenden a los microorganismos, toxinas y partículas producto de los deshechos de todo tipo cuyo origen es la materia viva.

Agentes físicos; se trata de las condiciones termohigrométricas (temperatura, humedad y velocidad del aire), la iluminación del local, el ruido ambiental y las vibraciones percibidas. La mayoría de estos problemas se podrían solucionar con una correcta ventilación, suministrando aire limpio y eliminando el aire viciado, para proporcionar el oxígeno necesario para la respiración, diluir los contaminantes y si es posible controlar la temperatura y la humedad del interior de un recinto.

También, otro factor que reduce el CO2, absorbe los gases COVs y renueva el aire, es la vegetación, que acumula en sus tejidos los gases COVs y absorbe CO2 para convertirlo en oxígeno. Actúan como pulmones de ciudades y edificios y es perfecta para combatir la cantidad de gases que se acumulan. Vivers Ter lleva años intentando y, poco a poco consiguiendo, instaurar más y más pulmones verdes en las ciudades y edificios en forma de cubierta o paredes vegetales, que son complementos idóneos para la arquitectura y además ofrecen un montón de ventajas para el micro-clima del sitio en cuestión.